RSS Feed
This is a mood message, you can edit this message by editing file message.php, or you can also add here some advertisement.

viernes, 15 de febrero de 2008


Miedo, corrupción o las dos.

“El Juzgado Penal de Cartago dejó en libertad a 5 hombres sospechosos de integrar una banda que supuestamente asaltó la casa de un extranjero en Paraíso de Cartago”.(telenoticias.com)

El fiscal general de la República, Francisco Dall’Anese, dijo ayer que la decisión de levantar las medidas cautelares a los 22 marineros que pescaban en la isla del Coco, dejaba al parque nacional a merced de las empresas atuneras. Marvin Orlando Cerdas, juez del Tribunal de Juicio de Puntarenas, levantó anteayer las medidas cautelares a los imputados, lo cual les posibilitaría salir del país” (Nacion.com)
Estos dos casos son solo los mas recientes de cientos que se dan en este país con “Jueces” pura mierdas o será que la plata o el miedo están de por medio en sus decisiones?.
No entiendo como estos “costarricenses” con el poder de cambiar las cosas le dan la espalda a su país, al pueblo que con impuestos pagan sus jugosos salarios y su protección en algunos casos. Estos “ticos” que se formaron “profesionalmente” en Universidades Estatales, que su carrera se desarrollo en instituciones publicas, que son seres humanos, que en algún momento tendrán que reír o llorar como cualquier piso de tierra de Costa Rica, a esos “Jueces” pura mierda les digo que algún día la justicia de verdad les va a llegar.

1 comentarios:

Capitán Melcocha dijo...

De verdad que a veces uno se ríe por no llorar con estos maes. Leí por ahí que no pidieron medidas cautelares para una banda de mujeres asalta turistas, y lo primero que pensé fue que de fijo estas cabras no han terminado de salir cuando ya están haciendo las mismas tortas y hasta peores.

Te acordás un caso muy sonado hace unos años de una carajilla que desapareció y que al final la encontraron violada y enterrada en la casa de un vecino?? El mae tenía antecedentes y creo que hasta le habían acortado la prisión en un caso de violación a menores anteriormente. O sea, acá se agarra al maleante, se le da una nalgadita, y “valla pórtese bien papito”